Acción Familiar propone al Gobierno un cambio de Políticias Públicas en relación a la Familia tras valorar los Presupuestos Generales del Estado de 2013

Publicado el: 21 / 12 / 2012
Acción Familiar propone al Gobierno un cambio de Políticias Públicas

La ONG Acción Familiar, tras analizar las cuentas aprobadas este jueves en el Congreso, constata que el aumento de la recaudación ha sido gracias a las familias. Los Presupuestos no desarrollan una auténtica política familiar. Acción Familiar reclama tres cambios por parte del Gobierno.

Acaban de aprobarse los Presupuestos Generales del Estado (PGE), que muestran lo que harán los responsables políticos con nuestros impuestos durante el próximo año. Previsiblemente durante 2013 la economía española tocará fondo y comenzaremos a ver la luz al final del túnel. Si se cumple este vaticinio tendríamos que agradecérselo a los responsables del control de las cuentas públicas pero también al gran esfuerzo realizado por muchísimas familias.

Para superar la crisis económica, además de controlar el déficit, es necesario reconocer que ésta no es sólo monetaria o financiera, sino que también estamos inmersos en una profunda crisis cultural y moral.

Muchos ciudadanos esperábamos encontrar en estos Presupuestos actuaciones públicas que ayudaran a fortalecer nuestro tejido social –especialmente importante en la actual coyuntura económica–, y del que la familia es el elemento fundamental. Las medidas de control del gasto eran compatibles con el reconocimiento público y explícito en el texto de estos Presupuestos del papel que la familia desempeña. Sin ella la cohesión social que hoy disfrutamos en España, a pesar de los casi 6 millones de parados, no sería posible.  

Estudios recientes de Acción Familiar demuestran que la mayor recaudación del IVA, consecuencia de la subida de sus tipos impositivos, se origina principalmente por la estructura del consumo de las familias. También la recaudación del IRPF está siendo soportada mayoritariamente por contribuyentes casados, con dos o más hijos. Es decir, el aumento en los ingresos públicos que figura en los PGE se lo debemos en gran parte al esfuerzo de las familias españolas.

Los PGE para 2013 podrán ser eficaces en términos de reducción del déficit público, pero no lo son en términos sociales, ya que entre sus prioridades sigue sin figurar la puesta en marcha de una verdadera política de familia como un objetivo prioritario explícito.

Es necesario dar un paso más en materia presupuestaria. La economía o, mejor dicho, el saldo presupuestario y las medidas que se van tomando para su logro, no es lo único de lo que deben ocuparse los políticos. Los problemas monetarios y financieros que se derivan de la actividad económica no pueden invadir todos los ámbitos de la vida humana, la actividad económica no puede ser el centro de la vida cotidiana, como no es el único problema que deben resolver los políticos. También deben reflexionar sobre el modelo cultural que hay detrás de estos PGE, que genera desajustes y desequilibrios sociales con graves consecuencias económicas. ¿Realmente los PGE para 2013 introducen cambios en las políticas públicas más allá de actuaciones que reduzcan el déficit? La respuesta es clara, no.

Pero ya no hay tiempo, los Presupuestos para 2013 acaban de aprobarse, sólo queda ejecutarlos. Hay que empezar a trabajar en los de 2014, que serán especialmente importantes ya que durante ese año se celebrará el XX aniversario del Año Internacional de la Familia.

Por ello, Acción Familiar considera que de las numerosas propuestas que viene trasladando a los responsables públicos, hay tres medidas prioritarias e inmediatas que, más que gasto público, exigen voluntad política para su puesta en marcha.

Primero: recoger entre los objetivos de los PGE para 2014, de manera explícita, el reconocimiento del valor social, económico y político de la familia.

Segundo: creación de un único Programa presupuestario en el que se integrarían todas las medidas públicas dirigidas de manera explícita a la familia.

Tercero: priorizar entre todas las actuaciones públicas aquellas dirigidas a atender a familias con necesidades especiales que, como la propia Unión Europea reconoce, son las familias numerosas, las monoparentales y aquellas que tienen personas dependientes a su cargo. Sería una buena forma de comenzar a preparar el Año Internacional de la Familia.